PASIÓN POR LA LECTURA

POR ESTEFANÍA LECUONA

12 07 2018

 

 

“Camucha Escobar”

 

 

Nació en 1961 en la ciudad de Pergamino, provincia de Buenos Aires. Cursó el Profesorado Nacional de inglés, y aunque siempre le gustaron las historias, la literatura y en especial las novelas, comenzó a escribir profesionalmente en el año 2007. Desde entonces fue reconocida con numerosos premios nacionales e internacionales. Su primera novela es Tierra en sombras.

 

 

TL: ¿Cómo y cuándo empezó tu interés de escribir o narrar?

CE: Desde muy pequeña, fui prácticamente criada por mis abuelos, hijos de inmigrantes y hacedores de todo tipo de anécdotas, que yo materializaba dibujando historietas, pero recién cuando cumplí 40 estaba bastante angustiada y mi psicólogo, muy astuto, sabiendo lo mucho que me gustaba leer y escribir me recomendó empezar un taller literario y eso hice. Fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida. Me dediqué a escribir cuentos cortos con los cuales tuve muchas gratificaciones. Más adelante me sumergí por completo en la novela.

 

TL: ¿Qué te gustaba leer de niña?

CE: Siempre me gustó leer, desde que recuerdo. Es más, para mis cumpleaños pedía libros y leía tan rápido que mi papá se tomaba el trabajo de leer primero el libro para después hacerme preguntas. Leía Mujercitas, La cabaña del Tío Tom, etc.

 

 

TL: ¿Preferís algún género en particular?

CE: Me gusta mucho los libros de misterio y los policiales con un toque de romanticismo.

 

TL: ¿Tenés algún autor preferido?

CE: Te nombro a Cristina Bajo, a Florencia Bonelli, Gloria Casañas, argentinas, y desde ya a Mujica Laínez, que me encanta. Después leo de todo, salvo autoayuda o filosofía. Me gusta mucho Charles Dickens, Poe, Mankell, Vargas Llosa, Jorge Amado y muchos más (amo a Harry Potter) También leo en inglés para no perder la costumbre.

 

 

TL: ¿Tenés un momento o un lugar para escribir?

CE: Sí, los fines de semana cuando voy al campo. Allí encuentro el lugar indicado para escribir. Entonces las ideas fluyen ininterrumpidamente. Necesito tranquilidad, antes que nada. Detesto los ruidos, aún el de la música cuando estoy escribiendo. Me gusta encerrarme en la habitación y que nadie me moleste.

 

TL: ¿Necesitas una rutina para escribir?

CE: Como sigo trabajando, escribo en cada momento libre que tengo. Trato de que mis amigos y familia respeten ese horario. Me molesta muchísimo que me interrumpan.

 

 

TL: ¿Cómo te surge la idea para escribir una novela?

CE: Cuando leí “Como vivido cien veces”, de Cristina Bajo, supe que quería escribir una novela así. Y en el año 2008 comencé a escribir mi primera novela “Tierra en Sombras” que luego en el año 2013 la autopubliqué y presenté en Pergamino. A pesar de que dicen que “nadie es profeta en su tierra” me fue bárbaro. Siempre me interesó la historia argentina y sobre todo los conflictos en las tierras de Pergamino, mi ciudad natal.

 

TL: ¿Cómo buscas los datos históricos, técnicos que aparecen en tus novelas?

CE: Generalmente ya tengo decidido dónde se va a llevar a cabo el desarrollo de la novela, entonces investigo las características geográficas y políticas. Hasta ahora escribo sobre otras épocas, así que también leo autores de ese momento más que nada para cuidar el vocabulario.

 

Las historias las ubico en mis pagos, no sólo por el gran cariño que les tengo a estas tierras sino porque estos lugares fueron escenarios muy importantes en las épocas que describo: 1836-1858. Antes de haber escrito mi primera novela, “Tierra en Sombras”, desconocía por completo el papel preponderante de estos escenarios a la hora de definir encuentros, batallas, luchas contra los indígenas, etc.

 

Pergamino es un lugar sumamente rico en conflictos además de ser estratégico a la hora de las luchas fratricidas. Me encanta investigar sobre nuestro pasado, además, ir descubriendo a tus antepasados en lo que investigas, a mi modo de ver, es muy emocionante.

 

Para mi última novela “El infierno en tu piel” tuve que hacer un arduo trabajo de investigación sobre la magia negra, hechizos y maldiciones. También sobre los acontecimientos históricos que se vivían en aquellas épocas tan crueles hasta la batalla de Cepeda. La vida de los gitanos, costumbres, etc.

 

 

TL: ¿Te lleva mucho tiempo? ¿Qué fuentes utilizas normalmente?

CE: Si, muchísimo tiempo. El trabajo de investigación también me ayuda a la hora de buscar conflictos en las novelas, casi todo el relevamiento de las tres novelas que publiqué pude hacerlo en Pergamino. Investigué en el Archivo Histórico que lamentablemente fue víctima de un voraz incendio, en la Biblioteca y también conté con la generosa ayuda de los historiadores locales.También cuento historias verídicas que han vivido muchos de mis antepasados.

 

TL: ¿Cómo construís a tus personajes? ¿Hay algo a que le prestes especial atención para elaborarlos?

CE: Los personajes principales de mis novelas hacía tiempo que los imaginaba, los secundarios los fui creando según lo que necesitaba y otros aparecieron, así de simple.También surgen de alguna idea que me ronda. Después voy cambiando, armando, desarmando, creando nuevos personajes a medida que voy desarrollando la historia. A veces, no siempre, sé cómo terminan. Mis personajes tienen que ser esencialmente ambiguos, me permito jugar con sus distintas facetas. Ricos en luces y sombras.

 

 

TL: ¿A veces te pasa que no te surge ninguna idea, te bloqueas? Y si es así, ¿cómo lo superas?

CE: Cuando me pasa, dejo “pasar” el momento, releo lo que ya escribí, corrijo y sigo investigando.

 

TL: ¿Qué sentimiento sentís cuando terminas de escribir tus novelas?

CE: Un gran vacío.

 

TL: ¿Hay algún sentimiento que tengas cuando llega a las librerías tu novela?

CE: Ver la obra en papel es una sensación casi inexplicable.

 

 

TL: ¿Qué afinidad tenes con tus lectores?

CE: Muy buena, por suerte. Es una de las experiencias más importantes del escritor de este género “histórico – romántico”. Siempre digo que una novela necesita del escritor y sus fans para seguir avanzando. A mí me asombra la pasión que las lectoras depositan en la novela, se sumergen en el amor, el odio, las traiciones con igual intensidad o más que los propios personajes. Es un “ir y llevar” permanente, y que no muera un protagonista porque te crucifican. Tengo una experiencia muy hermosa con un encargado de un campo quien leyó “Tierra en sombras”, cuatro veces. Por eso lo puse como personaje secundario en “Tu Rostro en el Fuego”. ¡Se lo merecía!

 

TL: ¿Cómo te sentís cuando comentan tus novelas?

CE: Me gusta mucho, me gusta que las novelas generen sentimientos y sensaciones en los lectores. También acepto las críticas.

 

TL: Para finalizar la entrevista, querés agregar algo más.

CE: Para mi escribir es lo que le da equilibrio a mi vida, mi cable a tierra. Escribir es lo más cercano a la libertad que conozco. Un mundo paralelo en donde puedo ser lo que imagino, es por demás de gratificante; Mi sueño comenzó a los 40 años, por eso que mi ejemplo le sirva a muchas mujeres y hombres que aún no han podido materializar esta experiencia.

 

 

TL: Muchísimas gracias por tu tiempo y permitirme hacerte esta entrevista. Besotes y abrazos enormes.

CE: Gracias a vos querida Tefi no solo por esta entrevista sino por todo lo que compartís en las redes sociales para difundir mis obras. Es una caricia en el alma. ¡¡¡Gracias!!!

 

 

 

 

 

 

 

https://www.facebook.com/escobarcamucha/ https://twitter.com/CamuchaEscobar https://soundcloud.com/camucha-escobar/
https://www.pinterest.com/analiaelizalde/camucha-escobar/ https://www.youtube.com/channel/UCwzBE3OfQjPzD-KnMZVUvdw
Camucha Escobar Escritor